El impacto de las criptomonedas es uno de los fenómenos globales que ha determinado la economía de los últimos tiempos. Esta nueva forma de entender las transacciones mundiales prescindiendo del dinero tradicional ha tenido cabida tanto en el exterior como en nuestro país.

Esto tiene un inicio, y fue por el año 2008 cuando los cimientos de la economía global se vieron afectados con la famosa crisis de la bolsa. Entonces se hizo necesaria la creación de un sistema de intercambio alternativo, que cubriera esta falencia.

Así es como el impacto de las criptomonedas surgió como un aliciente para contrarrestar la imposibilidad de movilizar activos sin intermediarios. Puntualmente hablamos del lanzamiento del bitcoin como criptomoneda por excelencia.

El impacto de las criptomonedas: el inicio de una revolución con la llegada del Bitcoin

La economía global trastabillo en el 2008, lo que causo un sinfín de problemas financieros que parecían no tener remedio. La llegada del bitcoin y otras criptomonedas al mercado, revitalizo la economía a nivel global. Dando un giro de 180 grados a todo el concepto de las transacciones comerciales.

Lo que hace de este medio de intercambio comercial tan diferente es que no posee intermediario para poder llevar a cabo una transacción.

El impacto de las criptomonedas es evidente a nivel de confianza en el usuario. Llevando a cabo una transacción en menos de 10 minutos, promediando un tiempo escaso en relación a la banca tradicional y sus lapsos para efectuar un movimiento.

Nuestro país no está exento de esta revolución financiera y con la llegada del petro como primera criptomoneda fundada en un recurso natural se le abrieron las puertas a las criptomonedas en el mercado.

Sin duda alguna, el impacto de las criptomonedas en la economía nacional se verá reflejado en las transacciones en el mediano plazo, ya que muchos comercios están optando por esta moneda virtual para llevar a cabo sus transacciones.

Para terminar, el sistema que configura todo el universo de las criptomonedas se denomina “peer-to-peer” que consiste en la transacción emisor-receptor directo, sin intermediarios financieros que devengan una comisión.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *